Seguidores

miércoles, 23 de julio de 2014

Algunas veces se me olvida


Algunas veces se me olvida

mi nombre, la vergüenza y los genes.
Incluso la tierra y el cielo
que tanto amo y critico,
por encima de todas las cosas.
Los contrastes caníbales
de las luces y las sombras,
que nos visten de críos malparidos
sin dientes en la boca
y la quijada a medio morder.
Ahora que te amo
con las tropelías más atronadoras
de unos ojos que se abren,
no tengo más remedio
que gritar tu nombre
como cuando se derrama la sangre.
Y quizás por eso sea de este sur
victorioso pero desterrado;
a medio camino
entre la ceguera y la gloria.














sábado, 19 de julio de 2014

Milenario hospedaje.


Milenario hospedaje.

Cuando te hiervan la sangre
que te queda dentro,
podrás seguir gritando
que eres un crisol de culturas.
Y aunque imploren tu silencio
no habrá mirada que no te crea,
porque eres un niño que nace
en los albores de cada día,
y siempre tienes en la boca
esa sonrisa de siglos
que te ampara.

















martes, 15 de julio de 2014

Mirada de caballo.


Mirada de caballo.

Mírame sin tapujos,
como trazando
con el compás de tus ojos,
la esfera de un orbe
que no es el tuyo.
Atrévete; como si la aguja
que traspasa mi piel
fuera el rostro impávido
que todo lo escucha.
Siempre esperando el parpadeo.
La duda razonable
de un miedo que no es miedo,
pero que va y viene.
Y tú miras, sigues mirando.
Irritado en el desafío,
mascando la prudencia
del que mira. Hoy,
ya es demasiado.
Se va.